EL MUNDO ESTÁ SEDIENTO PORQUE SUFRE HAMBRE

Agua, una de las primera palabras que aprendemos. Valiosísima para la vida. Escasa en muchos lugares. Lo sabemos por experiencia.
La ONU nos invita desde 1993 a dedicar el día 22 de marzo a reflexionar sobre ese recursos escaso e imprescindible. Y a cambiar, en lo que cada uno podemos, nuestro concepto sobre el agua. Este año se pone el acento en el uso del agua en la producción de alimentos,  "Agua y seguridad alimentaria". En la biblioteca queremos unirnos a la celebración del Día Mundial del Agua.
Nuestro expositor está lleno de libros que giran en torno al agua. Allí se mezclan los datos técnicos del de la FAO y la imaginación del precioso relato de Gabriel García Márquez: La luz es como el agua con ilustraciones de Carme Solé Vendrell